ORIOL SOLÀ Y EL PREVARICATO DE HANÓI.#ingenierovietnam

Cuando hablé por primera vez con el Cónsul, llevaba dos días en Hanói y el verdugo Tuan Anh me acababa de confirmar que no me devolvía mi pasaporte para regresar a España. Llamé al teléfono de emergencia consular para comunicárselo y rogarle que me buscara una forma de salir del país, puesto que no había ningún impedimento legal para hacerlo.
Su contestación fue tibia y cobarde, como él es, son de esa clase de diplomáticos que deambulan por esas embajadas y consulados esperando que nada les salpique, pero aparentando responsabilidad, empatía,…honor.
Me dijo que alguien del consulado intentaría hablar con el inspector (el verdugo), pero puesto que era viernes, veía complicado que yo pudiera tomar ese vuelo, así que el Sr. Solà me dió audiencia para el lunes siguiente en la Embajada de Hanói.
Me recibió en una sala donde le expliqué con detalle la situación. Llevaba consigo unos papeles y aunque en principio no conocía su contenido, después de que apareciera la Embajadora pude comprobar que era el email falso con el que ambos pretendían hacerme creer que habían respondido a mi escrito, mucho antes de que yo saliera de España.
Poco después, ese mismo día se echó para atrás y no se presentó conmigo ante los inspectores como inicialmente me dijo, según él «para no gastar cartuchos innecesariamente». Supongo que no le pareció suficientemente importante la situación en la que yo me encontraba, pero lo cierto es que nunca me acompañó en ninguno de mis interrogatorios. Entiendo que era y es un hombre muy ocupado con otros asuntos consulares, de momento.
También ese mismo día y por la tarde, le volví a ver junto a la Embajadora para comentarles la situación del interrogatorio, Ambos se limitaron a decirme que estuviera calladito, que no contara nada a la prensa pues no me iban a hacer ni caso, y que me buscara un abogado. Todo hacía pensar que no me podía fiar de ellos pues tampoco entendía por qué se habían comunicado con OHL antes de que yo llegara a Hanói.
Durante días estuve esperando a que definitivamente se presentara ante los inspectores y reclamara mi libertad ya que no había, ni aún hay, acusación alguna contra mí, y lo que estaban haciendo violaba mis derechos en cualquiera de los casos.
Ante mi insistencia para que interviniera, lo hizo ¡después de 23 días! y sin traer ninguna solución, ni fecha de salida, ni nada de nada. Recuerdo que se bajó los pantalones dándoles las gracias a los inspectores repetidas veces, cosa que yo nunca hice, y dando a entender que era culpable de algo, por lo que empecé a entender que la actuación de la Embajada y Consulado, en vez de beneficiarme, me estaba perjudicando en gran medida. Después lo puede corroborar con un escrito en vietnamita que enviaron a los inspectores sin mi consentimiento y que no saben que llegó a mis manos.
Puesto que yo seguía protestando por la situación y no estaba dispuesto a callarme, a mitad de enero, este representante del Estado español me dijo en una de las conversaciones que tuviera mucho cuidado con lo que decía, pues en Vietnam no se andaban con muchas contemplaciones con los que hablaban de más, y para que me quedara claro, me dijo que recientemente habían tirado por el hueco de una escalera a un ministro, así que yo debía de tomar buena nota y tener cuidado con lo que decía. Yo siempre le insistía en que no tenía miedo porque no había cometido ningún delito, que no iba callarme nunca ni aunque me encerraran, y que por el contrario subiría el tono según pasaran los días sin recibir justificación lógica y legal, todos saldríamos perjudicados. Él, al igual que la Embajadora , se justificaban constantemente diciendo que me pusiera en manos de un abogado para quitarse el problema de encima, y para después poder decir que problema estaba en manos de la justicia y que por lo tanto ya no podían hacer nada. Sé que Dios me iluminó para no hacer caso de estas ni de otras alimañas.
La última vez que le visité (17 enero 2020), otro funcionario de la embajada me confirmó que acababan de ver una grabación mia en Telecinco y que nos les había gustado. Sigo preguntándome por qué y cómo pudieron ver esa grabación que nunca ha llegado a emitirse públicamente, aunque entiendo que es otro ejemplo más de censura y prensa al servicio de poder.
No sé si ya se lo imaginaba pero ese mismo funcionario también me dijo que podía empezar a escribir un libro, cuando en verdad mi calvario acababa de empezar y mi única intención como ya le dije, era que me sacaran de allí lo antes posible, cosa que nunca hicieron.
Después de llegar a Da Nang, mi relación con Oriol Solà fue cada vez más tensa pues yo veía que su intención, al igual que la Embajadora María Jesús Figa, era que me retuvieran en Vietnam durante el mayor tiempo posible, como así se lo hice saber al Ministerio, a la Embajada y a él mismo. Así, entraba en numerosas contradicciones, y cuando yo le pedía explicación por ellas, nunca respondía. Después admitió y utilizó comunicaciones ilegales para comunicarme las intenciones del Gobierno de Vietnam, y utilizaron documentos falsificados como así se lo hice saber. De todo esto tengo pruebas y el Ministerio de asuntos Exteriores tiene pleno conocimiento.
Los últimos días que permanecí en Vietnam, llegó a confirmar que me podía emitir un salvoconducto, pero nunca lo hizo. Entiendo que eso es un delito de prevaricación, además de otras irregularidades que ha cometido junto con la anterior Embajadora y con el beneplácito del Ministerio.
También le pedí un salvoconducto al Cónsul Honorario de Da Nang, José Sánchez Barroso pero de igual manera nunca lo llegó a emitir y tampoco dió explicaciones al respecto. Otro personaje más que utiliza ese cargo para sus negocios personales y no para ayudar a quien lo necesita.
Actitud muy diferente de la que tomó D.Antonio Guillén (Cónsul de Bangkok), al que siempre le estaré agradecido por ayudarme a salir de allí. Recuerdo que me contestó: » Un cónsul tiene el deber de asistir a sus nacionales. Solo he hecho mi trabajo.»
Espero que algún día Oriol Solà, M. Jesús Figa y José Barroso, entre otros, respondan ante un juez para explicar por qué no hicieron su trabajo y pusieron en riesgo mi vida.


Warning: Use of undefined constant ID - assumed 'ID' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/9/d849094677/htdocs/clickandbuilds/IngenieroVietnam/wp-content/plugins/gp-premium/elements/class-hooks.php(196) : eval()'d code on line 10
About Diego López

Deja un comentario