Crónica de un español retenido en Vietnam.

Diego López

Soy Diego López, un ciudadano español que quedó atrapado en Vietnam sufriendo una larga pesadilla.

Viajé a Hanoi el 25 de diciembre de 2019 para ayudar a un antiguo compañero y voluntariamente declarar en una investigación policial que aún sigue en curso. Nada más llegar, me retiraron el pasaporte y me prohibieron regresar a mi país. Sufrí un absoluto desamparo por parte de la de la empresa OHL para la que trabajé, además de la Embajada y del Consulado de España. Me retuvieron sin derechos ante la pasividad de todos, especialmente por parte del Gobierno de mi país.

Después de numerosas amenazas, entre las que estuvo la de muerte, decidí salir huyendo ilegalmente por Laos hasta que conseguí llegar a Tailandia, donde un 2 de mayo de 2020 pude tomar un vuelo desde Bangkok y regresar definitivamente a España.

Desde esta ventana quiero contaros mi historia, para que algunos tomen buena nota y esto no vuelva a ocurrir, y para que si alguna vez te sientes como yo, confíes en ti, porque en tu interior más profundo encontraras la salida, y aunque te parezca que nadie, ni el mismo cielo te quiere escuchar.

Publicaciones recientes

BENDECIDA FUE LA CAUSA.#ingenierovietnam

Esa noche dormí en un hotel de Nong Khai, al norte de Tailandia, y aunque no me dejaron alojarme más tiempo allí, no era un problema porque quería llegar a Bangkok lo antes posible. Puesto que todo el transporte público estaba cancelado, le pedí a un hombre que hacía servicios de taxi que me llevara…

AL OTRO LADO.#ingenierovietnam

Al llegar a la orilla me encontré unas redes de pescadores, por lo que supuse que no era el sitio donde había previsto llegar. En cuanto me sequé las manos y encendí el móvil, comprobé con el gps que me había desviado bastante al cruzar el Mekong. Me había dejado guiar por la luz y…

ENTRE DOS TIERRAS.#ingenierovietnam

Puesto que no conocía Vientián, alquilé una moto en el hostal y recorrí las calles principales de la ciudad, viendo la manera de cruzar el río de noche. Me parecía una ciudad triste, muy desolada, y aunque supongo que como cualquier otra ciudad de hoy en día en toque de queda, lo cierto es que…

SIN RUMBO.#ingenierovietnam

Estaba aún adormecido cuando el agente me pidió el pasaporte. Con aparente tranquilidad le dije que lo había perdido y que me dirigía a Vientián (la capital de Laos) para pedir una copia en la Embajada alemana, aunque en un principio yo no tenía esa intención.El agente echó un vistazo en los asientos posteriores del…

BARRO QUE TRAGAR.#ingenierovietnam

Corrí unos metros aguas arriba y me escondí bajo un matorral, bajé la visera de la gorra para que no se viera el reflejo de mi cara, y me tumbé de costado con la mochila a mi espalda. Pude ver a dos personas en la lancha, uno parecía tener un arma y el otro iba…

NO MIRES ATRÁS.#ingenierovietnam

Salí de Da Nang hacia Dong Ha, donde tenía intención de pasar unas horas allí antes de partir de madrugada hacia la frontera con Laos.Llevaba la moto con cuidado, con demasiado cuidado diría yo porque estaba algo nervioso y no me podía permitir un tropiezo de ninguna de las maneras.Cuando empecé a estar más relajado…

SUEÑO DE UN DESTINO.#ingenierovietnam

No había otra salida, NADIE me iba a sacar de allí, y la decepción ya había dejado lugar a la rabia y a la desesperación por tener que tomar el único camino que me quedaba y que evidentemente no deseaba. Tenía todo en mi contra y pocas posibilidades, pero en caso de fracaso, tenía claro…

PRESO DE LOS POLITICOS.#ingenierovietnam

Como sabéis, hace un año exactamente comenzó mi pesadilla, y después de ver la actitud de la Embajada de Hanói, intenté que algún político mediara para impedir que continuara la vulneración de mis derechos que ya se estaba cometiendo. Hubo comportamientos políticos muy dispares que voy a contar.A los pocos días le llego el asunto…

DANG DAI.#ingenierovietnam

Recientemente OHL estaba buscando a un español que fuera de nuevo a Vietnam para cerrar la empresa allí, de esta manera podrían enviar los beneficios de las dos obras a España, ¡cómo se puede ser tan mezquino! Ningún directivo de la empresa tiene la valentía de hacerlo, aunque cobran y mucho por ello, pero eso…

Un insignificante peón negro, un don nadie que desapercibido y en la noche se fue acercando a sus filas sin salvoconducto alguno.
Diego López